Entrevista a Marta García, Directora del Dpto. de Calidad, Medio Ambiente y Prevención de Riesgos Laborales de IDE


2IMG-20151117-WA0006Háblenos un poco de usted, ¿cómo llega al mundo de la prevención y por qué?

Actualmente trabajo en I División Eléctrica S.A. (IDE)  una empresa ubicada en Aragón que opera dentro del sector eléctrico internacional. Se dedica a la fabricación de envolventes plásticas y armarios metálicos para la distribución eléctrica en baja tensión y para el sector de las telecomunicaciones. También fabrica y comercializa tomas de corriente para uso doméstico e industrial. Todas sus series cuentan con productos patentados internacionalmente. Los pilares fundamentales de la empresa son  la innovación, la calidad y el desarrollo tecnológico de sus productos y procesos productivos.

Mi carrera profesional ha estado ligada desde los inicios a los sistemas de gestión,  a los sistemas de gestión de calidad basados en normas ISO 9000 primero,  a los sistemas de gestión medioambiental basado en normas ISO 14000 después y finalmente  en el año 2001 me pongo en contacto con  la prevención de riesgos laborales. Por  mis conocimientos en prevención, (Técnico de Prevención)  IDE me  asigna la responsabilidad de  cumplir con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, casi nada! La ley del 95 no vino de la mano de una serie de normas de gestión similares a las comentadas, pero  tuve claro desde el principio la necesidad de integrarla  dentro del sistema de gestión de la empresa, y así lo hice. Al departamento de calidad y medioambiente se unió la prevención de riesgos. En esto estamos trabajando desde entonces.

Háblenos  ahora  un poco de su trabajo en I DIVISIÓN ELECTRICA, S.A., a cuántos trabajadores da cobertura, qué funciones desarrolla su departamento etc…

IDE es una empresa con dos centros productivos y 170 trabajadores entre ambos centros.  Está  en constante crecimiento, desarrolla productos nuevos todos los días, y eso requiere procesos, máquinas, materiales diferentes que hay que estudiar, ensayar, evaluar, teniendo en cuenta no solo los aspectos de calidad y medioambientales, sino también de seguridad para el usuario del producto y para el trabajador.

El material eléctrico además está sometido a una rigurosa normativa, realizamos ensayos para garantizar la seguridad del producto, así como la certificación del mismo por laboratorios acreditados.

¿Cómo ve la situación de la prevención de riesgos laborales en este momento?

Después de 20 años  no podemos negar que hemos avanzado, según datos recogidos por un informe de UGT publicado en septiembre con motivo del aniversario de la ley de prevención (http://www.ugt.es/Publicaciones/Informe%2020%20a%C3%B1os.pdf), indican que el índice de incidencia de los accidentes laborales mortales, se ha reducido un 66,3% entre 1995 y 2014. En concreto, en el año 1995 el número de fallecidos en accidente laboral por cada 100.000 ocupados era de 10,1 casos, mientras que en 2014 se sitúan este índice en 3,4. A pesar de la mejora,  creo que es el momento de que las empresas  den  un salto cualitativo y pasen de ver la prevención como  una inversión en lugar de cómo un coste y que las direcciones generales  promuevan una cultura preventiva dentro de sus organizaciones.

Además  los prevencionistas  tenemos que tener en cuenta que en los últimos años, se han experimentado importantes cambios en la sociedad del trabajo que han conllevado la aparición de nuevos problemas en el mundo de la salud laboral que deberán ser evaluados. Los riesgos psicosociales, esos grandes olvidados, deben  cobrar  mayor importancia en la labor preventiva de  las empresas.

¿Y el futuro de los profesionales de la Seguridad y la Salud en nuestro país?

La prevención de riesgos laborales se convirtió desde 1998 en una profesión con grandes perspectivas de crecimiento, un nuevo yacimiento de empleo para titulados universitarios. Pero esa proyección está quedando truncada, venimos de unos años en los que el sector ha sido muy castigado, hemos enterrado todo lo que se había conseguido en casi 15 años de ley, muchos técnicos han sido despedidos y muchas empresas de prevención han desaparecido.

Pero  no hay que desanimarse, el trabajo está por hacer, y tenemos mucho por delante, sobre todo para hacernos oir dentro de las empresas, para que la prevención pase a ser una prioridad en la agenda. Debemos ser nosotros  los líderes  de esta integración de la que tanto hablamos, y que en la mayoría de las empresas está por llegar.

¿Qué rol cree que juegan las consultoras especializadas dentro del panorama de la prevención de riesgos laborales?

A todos nos encantaría  ser los mejores en todas las materias que tratamos en nuestro día a día laboral, ser los mejores en todas las especialidades de prevención,  ser estupendos higienistas, ergónomos y porque no también, psicólogos.. pero sabemos que eso es muy complicado y cuesta mucho!! . Las consultoras especializadas nos permiten tener “lo mejor” en cada materia y poder utilizarlo cuando lo necesitemos.

¿Ha cambiado la crisis  los planteamientos que se hacen las compañías en este aspecto?

En las crisis los recortes llegan a todos las áreas de las empresas, y más en aquellas que se consideran menos importantes, por desgracia los departamentos de prevención se ha visto afectados, se han despedido muchos técnicos de prevención, y las empresas han postergado sus inversiones previstas, entre ellas los servicios ofrecidos por las consultoras.

¿Qué ofrece, como aspecto diferenciador y concreto GA Consultores para una empresa como la suya?

Ofrece dos cosas muy importantes, por una parte Ga Consultores apuesta por la aplicación de las tecnologías a los servicios que ofrece. Las tecnologías llegaron a las empresas para quedarse, y cada día consiguen un nuevo trono,  fichamos con la huella dactilar, los EPIS son suministrados por una máquina de vending, la producción se controla con códigos de barras,… la prevención también puede hacer uso de las tecnologías, y en eso Ga Consultores es experto.

Por otra parte GA Consultores ofrece un servicio eficaz, profesional y personalizado,  es flexible y se adapta a las necesidades del cliente.