¿Qué diferencias hay entre realidad aumentada y virtual?

Aunque la realidad aumentada y la realidad virtual  están presentes en la formación en prevención de riesgos laborales a partes iguales, lo cierto es que tienen diferencias esenciales a tener en cuenta a la hora de diseñar una actividad formativa.

cropped-ga-charla-universidad-media-461.jpg

El uso de tecnologías inmersivas como la realidad virtual, la realidad aumentada y la realidad mixta dentro de la formación en prevención de riesgos laborales  es cada vez más frecuente. Según el Informe del Observatorio de Innovación Educativa del Instituto Tecnológico de Monterrey, estas tecnologías experimentarán un crecimiento exponencial en los próximos tres años dentro del mundo de la educación.  Pese a ello, tenemos que tener en cuenta que para contar con un alto grado de transferencia de conocimiento los recursos tecnológicos deben ser parte de una actividad cuyo diseño es responsabilidad del formador.

Un escenario con dos espacios

La realidad aumentada completa el espacio real con elementos imaginarios. Con este tipo de tecnología se busca enriquecer el entorno mediante la adición de imágenes, audios, textos u objetos interactivos. Y todo esto se puede consultar a través de la pantalla de un móvil, un ordenador con webcam o una tableta, pues es necesario contar con una cámara que “vea” la realidad en la que se superpone la información deseada. También se puede acceder a la realidad aumentada a través de códigos QR, es decir, imágenes en blanco y negro que, al ser reconocidas por la cámara, despliegan el contenido asociado a la misma.

Ashampoo_Snap_2019.03.08_11h01m05s_001_.png

Con ayuda de la realidad aumentada se puede explorar cualquier entorno laboral  y en cualquier nivel de los trabajadores “Enriquece la realidad y la contextualiza con información multimedia, y esto permite elaborar actividades didácticas prácticas gracias a su interactividad, a la vez que fomenta el learning by doing, la resolución de problemas y el carácter multifacético de las actividades del aprendizaje”.

Otra dimensión

Existe una tecnología inmersiva que va un paso más allá de la realidad aumentada: la realidad virtual. Con ella el usuario puede sumergirse en un mundo digital con el que puede interactuar. Este método permite vivir una experiencia estimulante con ayuda de unas gafas virtuales que aíslan al participante de su entorno para enfocar su atención en el mundo virtual.

fuente: educa3